Casco y Lugares Históricos de Rosario

Nacida en el siglo XVIII como la pequeña aldea rural del Pago de los Arroyos, y reconocida como Ilustre y Fiel Villa en 1823, Rosario fue consagrada con el rango de ciudad en 1852. A partir de entonces inició una etapa de pujante desarrollo.


Por el vertiginoso crecimiento económico y demográfico operado entre mediados del siglo XIX y comienzos del siglo XX, Rosario fue llamada la “Chicago Argentina”. Un poco más tarde, entre 1890 y 1910, el auge del anarquismo hizo que se la conociera como la “Barcelona Argentina”.


La historia de Rosario no fue apacible. Con altibajos, la bonanza económica se mantuvo hasta que la crisis mundial de 1929 afectó las bases mismas del modelo económico agroexportador, sumergiendo a la ciudad en ese clima de tristeza, desocupación y devastación económica que el pintor rosarino Antonio Berni reflejó agudamente en sus obras.


Desde mediados de los años ’40, un paulatino desarrollo industrial mejoró esas condiciones y cambió el paisaje urbano. Durante gran parte de la primera mitad del siglo XIX, se convirtió en el centro de intercambio de mercaderías importadas destinadas al consumo interno y de la producción agrícola y ganadera de las provincias de la llamada “Pampa Gringa”, y desde que en 1957 se inauguró el más representativo de sus monumentos, se la llama “Cuna de la Bandera”.


Sin embargo, ninguna de las expresiones resume cabalmente su identidad. La apertura de Rosario al río y la reconversión de los viejos edificios ferroviarios y portuarios en zonas de ocio, centros comerciales, bares y restaurantes es un fenómeno reciente. El centro de Rosario se articula en torno a la peatonal Córdoba, donde están los negocios y galerías más importantes. La vida social aquí hace honor diariamente a la afirmación de Borges según la cual la amistad es una pasión argentina.


Actualmente, con más de un millón de habitantes, Rosario sigue siendo una ciudad en perpetua construcción y reconstrucción; un escenario complejo, cambiante y orgulloso de su capacidad para transformarse, en el cual casi no parecen quedar huellas del pasado, aún del más reciente. Sin embargo, al visitante atento no le costará encontrar esas huellas…

Caminando por el núcleo histórico, conocerá edificios emblemáticos -la Catedral, la Municipalidad, el Museo Estévez y el edificio “La Bola de Nieve”- de finales del siglo XIX.

En las calles céntricas, junto con la arquitectura contemporánea, encontrará edificios de impronta española, italiana o francesa que aluden a tiempos de inmigración y prosperidad. En los bulevares y avenidas, hallará eclécticas mansiones y pêtit hoteles, que dan cuenta del éxito económico y social de algunas familias rosarinas de principios del siglo XX.

Premios y reconocimientos de la ciudad

  1) Premio ONU a Mejor Ciudad de Latinoamérica

  2) Una de las 5 ciudades con mejor calidad de vida de Latinoamérica

  3) Mayor polo agroindustrial del mundo

  4) El mayor centro de entretenimientos de Latinoamérica

  5) El Hospital público más moderno y tecnológico de Latinoamérica

  6) 5to Mercado a Término de Commodities del Mundo en volumen

  7) Polo Biotecnológico y Nano-molecular más importante de América Latina

  8) 14 Universidades

  9) Índices de Seguridad de los 3 más bajos de Latinoamérica

10) Índices de pobreza e indigencia de los más bajos de Latinoamérica

11) Tercera ciudad más poblada de la Argentina y la segunda en términos de PBI.



Referencias  de lugares historicos en el mapa de Rosario