MISTERIOS Y LEYENDAS

 

  "La Leyenda suele ser el alma de la historia"

 

                                   Ricardo Rojas

 

-(San Miguel de Tucumán, 16 de septiembre de 1882 – Buenos Aires, 29 de julio de 1957) fue un  periodista y escritor argentino. Provenía de una de las familias más influyentes de Santiago del Estero, donde su padre fue gobernador.-


LAS HISTORIAS DE FANTASMAS MÁS ATERRADORAS DE ROSARIO

 

El relato de un empleado municipal, que asegura que vio un fantasma en el Palacio de los Leones, refrescó las historias de espectros y aparecidos que se cuentan desde hace años en Rosario. Aquí las cinco más escalofriantes que rescató

Por Ricardo Luque / La Capital

 

  • Villa Hortensia: los vecinos de la actual sede del Centro Municipal de Distrito Norte, la señorial casona ubicada en Warnes 1917, aseguran que cuando el edificio estaba abandonado y sin energía eléctrica, por las noches las luces se encendían y se apagaban repetidas veces. Aseguran que era un llamado de alerta de María Hortensia de Echesortu, antigua dueña de la propiedad, que temía que la mansión cayera bajo el peso de la piqueta. Hoy, la guardia noctura del lugar, sostiene que cuando oscurece una figura femenina se pasea por los jardines.

 

  • El Salvador: la historia se incluye en el documental "Rosario misteriosa". Cuenta que años atrás el conductor de un colectivo de la línea 114 pasó, en horas de la madrugada, frente al cementerio ubicado en Ovidio Lagos entre Pellegrini y Perón cuando una joven imprudentemente se le cruzó en el camino. El hombre, que iba medio dormido, clavó los frenos para evitar atropellarla. Asustado se bajó a ver si había la había lastimado y no la encontró. Al reanudar la marcha, escuchó un ruido a sus espaldas y al mirar por el espejo retrovisor vio a la chica, sentada en el últitmo asiento y llorando.

 

  • Hospital de Emergencias: fue el primer hospital de la ciudad, inaugurado en 1898, y funcionó hasta mediados de 2007, cuando sus instalaciones quedaron vacías. Cuentan los guardias a los que se les encomendó que hicieran las guardias nocturnas que por las noches, en los laberíticos pasillos del viejo nosocomio, se escuchan quejidos, llantos y gritos de dolor. Y los vecinos, al caer la tarde, han visto y hasta han fotografiado, en una de las ventanas de uno de los pisos superiores, la figura de una mujer que mira lánguidamente a la calle, vestida con una bata blanca. Nadie sabe quién es, porque el edificio hace años está abandonado.

 

 

  • La Ocho: la voz de alerta la dio hace ya varios años atrás la locutora que cubría el turno de madrugada en la emisora de calle Córdoba 1843. Por las noches, cuando se quedaba sola en el estudio, veía pasearse por los pasillos la figura de un hombre. Nunca se cruzó con él, hasta una noche que fue al baño ubicado en la planta superior del edificio y vio una cabeza que apenas asomaba por la puerta. Salió rápidamente para sorprenderlo pero no había nada, sólo escuchó pasos que bajaban las escaleras. Al preguntarle al guardia de seguridad si había visto a alguien, le respondió que no, que estaba solo.

 

  • Museo Castagnino: emplazado en el corazón del Parque de la Independencia, el museo se fundó a partir de una donación de Rosa Tiscornia de Castagnino "in memoriam" de su hijo Juan Bautista, quien fuera pintor, crítico y coleccionista de arte. Cuentan los empleados más antiguos que ellos han percibido una presencia fantasmal que recorre los pasillos en las horas que el museo permanece cerrado. Aseguran que se trata de un pintor al que las duras críticas de Juan Bautista le cercenaron la carrera y que juró venganza. Lo cierto es que, por las noches, los guardias de seguridad le escapan al horario nocturno. Por las dudas.

UN FANTASMA RECORRE LOS PASILLOS DEL PALACIO MUNICIPAL

 

Lucio Montenegro, funcionario municipal, reveló que la figura de una mujer sin rostro, que le dijo que se llama Yolanda, se apareció en un baño y le pidió que dejen las luces encendidas de noche. Fue el lunes a la mañana antes del acto a la Bandera.

 

El Día de la Bandera quedará en el recuerdo para algunos empleados de la Municipalidad que desde horas tempranas trabajaban en la entrega de credenciales a los medios de prensa para la cobertura del acto central por el 20 de Junio de 2011 y del que participó la presidente Cristina, el gobernador Binner y el intendente Lifschitz. En eso estaban cuando un inspector de Tránsito que participaba de un operativo en Buenos Aires y Santa Fe pidió permiso para ir al baño e ingresó al edificio municipal por la puerta de calle Santa Fe.

 

Luego de unos minutos del ingreso, el inspector Lucio Montenegro apareció agitado, temblando del susto y con dificultades para hablar. "¡No saben lo que me pasó! Yo estaba orinando y una mujer se me metió en el baño del primer piso, pero era rara. Me dijo: <Soy Yolanda. Decile a los serenos que a la noche dejen las luces encendidas>. Pegó media vuelta y subió por una escalera. No sé por qué pero me asustó mucho", relató el empleado que lleva 31 años trabajando en distintas áreas de la Municipalidad.

 

Esto no tendría nada raro si no fuese que a esa hora de la mañana sólo cuatro empleados de la Dirección de Comunicación Social habían ingresado al edificio, y para qué una persona querría las luces encendidas si de noche nadie trabaja en el Palacio de los Leones, salvo personal de Mayordomía, quienes están a cargo de la vigilancia. El hecho llevó a que personal de Mayordomía revisara las instalaciones cayendo en la cuenta de que esas escaleras llevan a la oficina del conmutador telefónico, donde en ese momento no había nadie trabajando.

 

Tras varios llamados telefónicos a distintos empleados que trabajaron en esa oficina descubrieron que hace muchos años trabajó allí una mujer de nombre Yolanda. Algunos empleados municipales consultados por este diario dieron otros testimonios de sucesos que, si bien no lo relacionaron en un principio a la aparición de Yolanda, ahora al menos "llaman la atención", coincidieron.

 

Ramón contó que hace unas semanas dos mayordomos fueron a trabajar un sábado a la mañana porque el intendente Lifschitz recibía visitas. Dijo que llegaron temprano y mientras esperaban que se calentara la máquina de hacer café, se sentaron en unos sillones ubicados en el primer piso frente al salón Carrasco.

 

Luego de unos minutos de charla, los empleados vieron que las cortinas de la enorme puerta del Carrasco se movían hacia ambos lados. Cuando abrieron la puerta, todo estaba en orden, no había nadie y las ventanas estaban cerradas.

Volvieron a sentarse y a los pocos minutos se volvió a repetir la escena. Cuando se asomaron, todo estaba en orden.

Josefa, una empleada que suele trabajar de noche, dice que en los 14 años que trabaja en ese lugar fueron varias las veces que escuchó funcionar los ascensores por la noche. "Pensé que estaban programados para subir y bajar en algún momento de la noche. Nunca se me ocurrió pensar que fueran cosas extrañas", señaló.

 

Otro empleado, que no quiso dar su nombre, dijo que a veces se escuchan portazos, muebles que se corren, o sillas con ruedas que se desplazan. "Pensé en algún animal, un gato, aunque nunca lo vimos, o alguna paloma que pueda entrar por alguna ventana abierta. Ahora no sé qué pensar", reflexionó.

 

 

Tras el episodio del lunes pasado, los empleados de Mayordomía ya no quieren trabajar solos, sino en parejas. Cuentan que en sus rondas por los pasillos del Palacio Municipal lo hacen con crucifijos en las manos. "Por si las moscas...", dicen.


  • Laguna de Mandinga, la leyenda urbana, hacia 1910, contaba que era un ojo de agua de 15 x 6 m, en el cual durante las crudas noches de invierno, aparecía Mandinga, con joroba, renguera y gritos inarmónicos se metía en el agua.


Al contacto con el calor del Maligno el agua hervía. Los escalofriantes gritos causaban temor entre los que llegaban a oírlos. Alejado el diablo, las aguas se tranquilizaban paulatinamente. Ubicación: extremo de la quinta Sanguinetti, 400 m detrás de la Escuela de Aprendices del Ferrocarril Central Argentino. La laguna o baño de Mandinga llegó a famosa con una fotografía en la revista rosarina Monos y Monadas, de 1910.

FUENTE:  https://es.wikipedia.org/wiki/Lagunas_de_Rosario_en_1900


  • POZO PROFUNDO: Al Norte del balneario "la Florida" un cartel indica la peligrosidad de un pozo profundo. En el mes de Abril de 1949 el buque BDT de la Armanda Nacional encalló en la ribera. El navío transportaba mil soldados en instrucción que debían simular un desembarco bélico. El barco quedó barado y por sacarlo de su situación fue necesario efectuar un enorme dragado que dejó un pozo de gran magnitud, que es el que señalaba el cartel de referencia.

-Fuente       Historia de los Barrios de Rosario Alberto Campaza  Ed. Sapiens  Pág. 72-

                                                                                                                                               http://es.wikipedia.org/wiki/Alberdi_%28Rosario%29-



  • TIERRA ROMANA: En lo alto de la barranca, a su vez, entre Punta Barrancas y el remanso Valerio, se observa una antigua construcción que fuera objeto de las más diversas versiones. Como se trata de una torre abovedada, de ladrillos sin revocar, se le atribuyó ser la casamata de un antiguo fuerte. Como además posee un profundo túnel paralelo, de misteriosa finalidad, las versiones las versiones le han dado los más variados significados. Incluso el mito popular sobre el remanso afirmaba que hasta se había tragado un buque, agregándose que en las noches de tormenta se escuchaba un sumbido producido por una sirena., Carlos Riga, en La Capital -10 de enero de 1954-, devela el misterio: "Solo fue posible, mediante hallazgos judiciales, como también mediante la extracción de los baldosones del piso, comprobar que allí asistió una fábrica para la elavoración de tierra romana, propiedad de Sr. Tomás Fhur". Fue la 1ª experiencia de fabricar cemento en Argentina; instala la fábrica de lo que llamaban "Tierra Romana", en las barrancas del Río Paraná, en Pueblo Alberdi, empleando tosca y tosquilla, de las barrancas del río. Este primer intento fue abandonado sin trascendencia, no se sabe si por falta de calidad o por dificultades de comercialización., No obstante Fhur, después de iniciar con relativo éxito esa empresa, convirtió a Rosario en centro precursor del cemento Portland.

-Fuente       Historia de los Barrios de Rosario Alberto Campaza  Ed. Sapiens  Pág. 72-

                                                                                                                                               http://es.wikipedia.org/wiki/Alberdi_%28Rosario%29-